¿Por qué Star Wars no es ciencia ficción?

Reconozco que hace relativamente poco que empecé a discernir lo que es ciencia ficción de lo que no lo es, mucho después de empezar a escribir Komoyo Diga, y eso es porque realmente pocos nos hemos hecho alguna vez la pregunta "¿Qué es realmente la ciencia ficción?". Cuando consumimos un producto que alguien ya ha catalogado como ciencia ficción, simplemente lo aceptamos sin cuestionarlo. Es normal. Pero cuando supe lo que era y lo que no era la ciencia ficción, una de las primeras cosas en las que pensé fue Star Wars, saga que ha marcado mi infancia y la de muchos otros. Entonces en mi infinita sabiduría comprendí que Star Wars no es ciencia ficción, ni pretende serlo. Y sin embargo, a menudo es catalogada tanto por público como por crítica como "la mejor saga de ciencia ficción". Pero no lo es. Entonces, ¿cómo sabemos que no es ciencia ficción?
Desde el principio supe que no estaba haciendo ciencia ficción. Estaba haciendo una ópera espacial, una película de fantasía, una pieza mitológica, un cuento de hadas. Realmente pensé que necesitaba establecer desde el principio que este era un mundo completamente inventado para poder hacer todo lo que quisiera.  - George Lucas (anotaciones del guión).
Porque lo dice Lucas y ya está. Nah, es broma, pero manda huevos que por mucho que nos lo explique el autor sigamos insistiendo en que lo es. Pero yo he hecho esto para sacar del error a la gente que sigue creyendo que Star Wars es ciencia ficción, y dudo que unas palabritas del bueno de George convezcan a nadie, así que empecemos a abordar la cuestión...

¿Pero qué es eso de la Ciencia Ficción?

La ciencia ficción es algo que podría pasar, pero normalmente no te gustaría. La fantasía es algo que no puede pasar, aunque a menudo sólo desearías que pasara - Arthur C. Clarke.
Aunque no estoy del todo de acuerdo con esta definición (es más bien una definición irónica de la ciencia ficción), nos sirve como base para acercarnos a lo que es la ciencia ficción. Lo que viene a decir es que la ciencia ficción especula con nuestros posibles futuros -basándose en la ciencia-, y estos, a menudo, son distópicos, como en "1984"; mientras que la fantasía crea mundos -imposibles científicamente-, pero a menudo atractivos o maravillosos, como Narnia. Además, las historias de ciencia ficción suelen seguir a los protagonistas en su conflicto con el nuevo orden o sistema establecido, a veces siendo capaces de superarlo (Los Juegos del Hambre), a veces fracasando trágicamente (Un Mundo Feliz), o, por qué no, siendo garantes de su éxito frente al sistema anterior (Fundación). Digo que esta definición no me gusta porque no incluye lo que no sean distopías/utopías; los avances científicos también pueden llevarnos a una historia de exploración espacial (Star Trek), o a un conflicto ético resultado del avance de la propia ciencia (¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas?), pero en general la base se mantiene.
Por otro lado, el conflicto en las historias de fantasía suele girar entorno a un elemento que hay que salvar, ya sea el mundo (Memorias de Idhún) ya sea una princesa (La Bella Durmiente), etc... Para lo cual se introduce el papel de héroe o elegido al que seguiremos en sus aventuras. Ojo,en la fantasía no necesariamente debe haber un conflicto mayor, el fin de la historia puede ser la aventura en sí misma y los pequeños conflictos a lo largo de ella simplemente (El Nombre del Viento). Y siento desviarme, pero no estoy diciendo esto en vano.
Si bien esta definición de la ciencia ficción solo contempla el futuro, también puede realizarse dicha especulación con tecnologías que ya existen en el presente (como hace "Black Mirror" en algún capítulo) o sobre el pasado. Por ejemplo cuando Verne escribió "De la Tierra a la Luna", era un libro de ciencia ficción, y hoy lo sigue siendo aunque hayamos llegado a la Luna, porque en el libro se especula, desde la época en que fue escrito, sobre algo que podría pasar, tal como hacen las novelas de hoy en día con nuestro futuro. De hecho podemos escribir historias de ciencia ficción ambientadas en el pasado, por ejemplo podemos imaginarnos como habría cambiado la República romana si de repente hubiesen descubierto el motor de combustión. Sin embargo, nada de esto nos vale para Star Wars, y prometo meterme ya de lleno en el tema, porque...

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana...

¿Os habéis parado a pensar un momento sobre lo que significa esta frase de Star Wars? Significa que nos van a contar una historia, que ocurrió hace mucho tiempo, en un mundo muy diferente al nuestro. Eso no suena a ciencia ficción, ¿verdad? Para empezar, porque al contarnos algo que ya ha ocurrido no hay lugar para la especulación, pero por si fuera poco los hechos se dan en un mundo ajeno al nuestro. Nada, que no hay por donde cogerlo, al final el bueno de Lucas tenía razón en que desde el principio nos encontramos con una historia que no es ciencia ficción. Pero entonces...

¿Qué es Star Wars?
—¿No se le cruzaron imágenes de 'Star Trek' cuando trabajaba en 'Star Wars'?
—No, porque no tienen nada que ver una con la otra. El tono, la sensibilidad y los personajes son muy distintos. 'Star Trek' es ciencia ficción mientras que 'Star Wars' es fantasía. - Entrevista a J.J. Abrams
Efectivamente, el "hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana", es el equivalente al "Érase una vez" de los cuentos de fantasía. La verdad es que es mucho más fácil negar que Star Wars es ciencia ficción identificándolo directamente con la fantasía, pues el primero no puede convivir con el segundo. Pensad en la historia que nos cuenta Star Wars. Os la digo yo: Un niño que resulta tener unos poderes especiales que la mayoría de la gente no tiene, poderes que serán desarrollados gracias al entrenamiento de un guerrero de una orden religiosa que lucha contra las fuerzas del mal, todo para derrotar a un tirano que resulta ser su padre. Llamadme loco pero esto no me suena a ciencia ficción. De hecho esto tiene un nombre en la fantasía, y se llama "el viaje del héroe". Y da igual si el viaje del héroe se desarrolla en la Tierra Media que en el espacio, que fantasía se queda.

¿Pero y las naves espaciales? ¿Y los robots? ¿Y los clones?

Seamos sinceros, las naves espaciales, los robots, los clones, las espadas láser, los sables... No tiene nada que ver con el núcleo de la historia, y forma todo parte del escenario donde transcurre una narrativa que bien puede darse en otro escenario. Porque los clones no dan pie a una discusión ética, los robots tienen una personalidad definida, invariable, y se dedican a cumplir órdenes como buenos robots, y ni siquiera hay un conflicto racial entre las diferentes especies de la galaxia como se puede esperar de una historia espacial, que parecen convivir y entenderse sin muchos problemas. Por hacer una analogía, Star Wars podría desarrollarse en la Edad Media, las naves pueden ser carretas, los robots pueden ser esclavos, las armas de metal y la estrella de la muerte una puñetera catapulta escupebolas de fuego, y la historia seguiría siendo la eterna lucha del Bien contra el Mal, el lado oscuro contra el lado luminoso, los Sith contra los Jedi, la Resistencia contra el Imperio, porque el escenario es solo decoración y no influye en la historia. Porque nosotros seguimos a nuestros héroes y villanos (Skywalker, Darth Vader, Rey, Kilo Ren) y a sus conflictos personales, y siempre que tengamos a nuestros protagonistas habrá historia, y eso no es ámbito de la ciencia ficción, porque en la ciencia ficción el contexto lo es todo, si acaso son los personajes los que pueden ser intercambiables.

PERO LA FUERZA TIENE BASE CIENTÍFICA
La famosa Tercera Ley de Clarke (la que reza “Cualquier tecnología lo bastante avanzada es indistinguible de la magia”) es uno de los apoyos más sólidos para un autor de ci-fi sin ganas de hundirse hasta el cuello en textos de astrofísica o biología molecular. Ahora bien, cuando concibió Star Wars, no es ya que Lucas la empleara: es que se la puso por montera para, acto seguido, marcarse un fandango cual bailarina twi’lek. El caso más claro de ello está en la raíz del poder de los Jedi, la mismísima Fuerza. Aquello de “un campo de energía creado por todas las cosas vivientes” queda muy bonito y nos remite al “qi”, un milenario concepto chino en el cual se inspiró Lucas. Pero dicho concepto no pertenece a la ciencia, sino a la mística o, si nos apuran, a la hechicería. Antes de que millares de fans griten de indignación para después callarse de golpe (o no), añadamos que a nosotros esta hibridación de géneros nos parece estupenda. Y preferimos con mucho su sugerente misterio a aquella chapuza de los midiclorianos. - El Mundo
El último recurso del negador de que Star Wars es fantasía es recurrir a que la fuerza tiene una base científica, porque es un campo de energía creado por todas las cosas vivientes, y puede ser detectado y medido gracias a los midiclorianos -microorganismos sensibles a la Fuerza presentados en las precuelas-. Muy bien, acepto pulpo como animal de compañía. Sin embargo, esto no es suficiente para explicar los "poderes" que te otorga la fuerza, tales como comunicarse telepáticamente y visualmente a años luz, mover objetos SIN VIDA muy pesados con la mente, influir la mente de otras personas o estrangular a alguien sin tocarlo (mi favorita). Hay que estar mal para sugerir que una entidad como La Fuerza está más cerca de la ciencia ficción que de la fantasía...

De hecho, Star Wars normalmente ni siquiera se esfuerza en añadir una base científica a lo que vemos, o en cumplir rigurosamente las leyes de la física. Ni siquiera utiliza conceptos científicos apropiadamente (recordemos el capítulo donde Han Solo se enorgullece de su nave porque es capaz de recorrer en menos pársecs la Ruta de Kessel, tratándose los pársecs de una medida de distancia y no de tiempo...). Se asume que las naves espaciales viajan a la velocidad de la luz sin explicar cómo, se acepta que las comunicaciones a través de la galaxia sean instantáneas sin mayor problema (pese a que es físicamente imposible). Y da igual, porque no es ciencia ficción y no tiene que ser riguroso científicamente. Es lo que tiene ser fantasía, y no Star Trek.

Pero no podemos negar que los elementos típicos de ciencia ficción están ahí y forman parte de la esencia de Star Wars, aunque solo sean decorativos. Por eso resulta extraño llamarlo simplemente fantasía. Es por ello que tenemos un término para referirnos al género de Star Wars, que no niega su esencia fantástica pero al mismo tiempo lo excluye de la categoría de ciencia ficción, categoría a la que, espero que os haya quedado claro, rotundamente no pertenece.
—Eso es lo interesante para mí, el hecho de que haya gente como tú y yo que dice que no le gusta la ciencia ficción, pero que sí le gusta Star Wars…
—Bueno, es una fantasía, más que ciencia ficción es una fantasía espacial. Al final es sobre las personas y no sobre la ciencia. La energía de la película está en explorar las relaciones de las personas, creo que eso es lo que la hace tan accesible. - Entrevista a Harrison Ford en el New York Times tras el estreno de Una Nueva Esperanza
Komoyo Diga y la Ciencia Ficción 

Cuando en un principio ideé Komoyo Diga, la pensé más como una novela de aventuras espaciales en clave de humor que pura y dura ciencia ficción (lo que se denomina 'hard sci-fi'). En otras palabras, e inspirado por lecturas recientes como La Guía del Autoestopista Galáctico, yo lo que quería hacer era una ópera espacial pero sin todo el rollo de naves espaciales (en serio, eso de naves que viajan por el espacio es muy aburrido, incluso viajando a la velocidad de la luz tardaríamos años en llegar a algún sitio interesante, algo que por cierto Star Wars no lleva muy bien), así que me puse manos a la obra y eso hice, ¿quién quiere naves espaciales cuando puedes teletransportarte? 
Con el tiempo, sin embargo, y según iba madurando mi escritura, añadí elementos que sentaran una base más o menos lógica - como el casco que lleva Komoyo y que le permite entender lenguas alienígenas y sobrevivir a la atmósfera de planetas extraños. Sin quererlo fui construyendo un universo de ciencia ficción un poco más creíble. Lo que en Komoyo Diga es una realidad, también representa mi visión del posible presente: si existen las civilizaciones alienígenas, y saben que nosotros existimos, entonces lo más lógico es que sencillamente nos ignoren y nos oculten su presencia hasta que nuestro grado de civilización haga necesario un contacto forma. Si esto no es especulación científica, que venga Luke Skywalker y me azote con su fuerza.
El siguiente paso, inspirado por el trabajo de Asimov, es dar el salto a la 'hard sci-fi'; algo que ya he empezado con el desarrollo de la precuela y que espero que me ayude a dotar a Komoyo Diga de una profundida narrativa mucho más apetecible, sobretodo para darle un motivo para continuar a la historia, y que además me ayudará en mi eterna tarea de darle a los personajes más profundidad también, que cada uno tenga sus motivaciones y se desarrollen en paralelo a la historia, y que no sean un conjunto de estereotipos que se juntan y van de aventuras porque sí. En eso estamos.

—¡Star Wars es ciencia ficción!
— Increíble. Cada palabra de lo que acabas de decir está mal. - Luke Skywalker